Pueblos asiáticos

Los pueblos asiáticos se distinguen por su vasta variedad. En la imagen, peregrino chino.

El continente asiático es el que guarda la mayor diversidad de pueblos y se caracteriza, además, por su gran complejidad étnica y racial. En Asia surgieron algunas de las grandes civilizaciones de la historia, en regiones como la costa asiática del Mediterráneo o en torno a grandes ríos como Tigris y Éufrates (Mesopotamia), el Indo, el Hoang-Ho o el Ganges.

Poblamiento y civilización

Las investigaciones arqueológicas han determinado que Asia estuvo poblada por humanos hace al menos un millón de años. El registro fósil muestra que los primeros humanos fueron Homo erectus, que debieron llegar al continente desde África. Actualmente, los especialistas debaten sobre si las modernas poblaciones asiáticas descienden de esos pobladores tempranos o bien de otros movimientos migratorios que, también desde África, debieron producirse hace unos 100.000 años.

Las primeras civilizaciones del mundo tuvieron su origen en Asia. Durante el Neolítico, en los fértiles valles de los ríos surgieron diferentes civilizaciones en Mesopotamia, el valle del Indo y China, donde florecieron la domesticación de plantas y animales, los primeros asentamientos urbanos y los primeros sistemas complejos de gobierno y organización social.

Frente a estos asentamientos urbanos, en las extensas estepas evolucionaron pueblos cuya forma de vida estaba basada en el nomadeo y que, durante miles de años, realizaron frecuentes migraciones e incursiones tanto hacia el este como hacia el oeste. La más importante y antigua de estas migraciones fue la protagonizada por los pueblos indoeuropeos, que se extendieron por Oriente Medio, India y Europa.

Las lenguas asiáticas

En Asia están presentes una gran variedad de lenguas. Las tres grandes familias lingüísticas son:

1.- Altaica. Estas lenguas se hablan en Anatolia, Asia Central, Mongolia y Siberia. Pertenecen a esta familia las subfamilias turca (turco, azerí, turcomano, kazajo, kirguís, uzbeco, uigur, tátaro, bachkir, altaico y yakuto), manchú-tungús (manchú, tungús, lamuto y nanayo) y mongol (buriato, calmuco, mongol jalja y mongol chino).

2.- Indoeuropea. Mayoritaria en el oeste de Asia, está formada por las lenguas armenia y las subfamilias irania (persa, kurdo, tayiko, pachto y beluchi), caucásica (georgiano, lesghi y ceceino) e indoaria (hindi, bengalí, rajstaní, pendjabí, gujeratí, sindi, cachemir, maharati y cingalés).

3.- Chino-tibetana. Mayoritaria en el sudeste asiático, en esta familia se integran el chino (la lengua más hablada del continente, formada por múltiples variedades), siamés, tai, vietnamita y las lenguas tibeto-birmanas.

Además de estas grandes familias, en Asia están muy representadas otras lenguas. En el Asia peninsular y las islas se extienden las lenguas de la familia dravídica (tamil, telugu, canaré y malayalam) y, en las islas del Sudeste asiático se hablan varias lenguas de la familia malayo-polinésica, como el indonesio, tagalo y malayo. Es preciso citar, finalmente, al japonés y al coreano, circunscritos a estos países; al ruso, presente en el sur de la Rusia asiática; y a las lenguas paleosiberianas, habladas en el extremo noreste de Asia.

Los grupos étnicos

De la misma manera que con las lenguas, en Asia están presentes una gran multitud de pueblos con características físicas y culturales muy diversas. Desde el punto de vista de la Antropología Física, el mapa racial es muy complejo, e incluye los siguientes grupos:

1.- Pueblos mongoloides. Se extienden por el Extremo Oriente (China, Corea y Japón), el Sureste, zonas del Himalaya y el Tíbet, y entre Mongolia y el extremo oriental de Siberia.

2.- Pueblos caucasoides. Son mayoría en el suroeste de Asia, grandes áreas de Asia central y el centro y oeste de Siberia. Dentro de este grupo, los pueblos indo-afganos, físicamente similares a los pueblos de Oriente Próximo, forman un tercio de la población del sur de Asia.

3.- Pueblos malayo-polinesios. Son mayoría en los territorios insulares del Sureste de Asia.

4.- Pueblos melanoindios. Caracterizados por su piel más oscura con respecto a todos los anteriores, se extienden por el oriente y sur de la India, así como el norte de Sri Lanka.

Igualmente variado es el mapa étnico, existiendo una inmensa diversidad de culturas. En la zona oeste del continente están presentes grupos como kirguises, turcomanos, kazajos, uzbecos, tayikos, turcos y árabes. En el área central (Rusia asiática y Mongolia), se hallan sociedades como los siberianos, buriatos, calmucos, samoyedos, yakutos, etc. Hacia el sur y el este del continente se encuentran culturas como la china y otras influidas por ésta, como la tibetana, mongola, coreana y japonesa. En el sureste se encuentran grupos como birmanos, thai, vietnamitas o jemeres, entre otros. En el Asia meridional e Indochina, los pueblos sudmongoles. Finalmente, en la península del Indostán e Insulindia se encuentran los pueblos indonesios.

Religiones

Las principales religiones del mundo están muy presentes en el continente asiático, siendo el lugar en el que todas ellas surgieron. Estas religiones son:

1.- Budismo. Originario de la India, se ha extendido por buena parte de Asia. Está formado por dos ramas: Theravada, presente en Myanmar, Tailandia, Camboya y Laos; y Mahayana, rama mayoritaria en Japón, Vietnam y China.

2.- Hinduismo. Originario, también, de la India, es la religión mayoritaria de ese país.

3.- Islamismo. Surgido en Arabia en el siglo VII, está extendido por Oriente Próximo y Medio, Asia Central, el Sudeste asiático y las islas del Índico. Dentro de las distintas confesiones islámicas, predomina la rama sunita, aunque el chiismo es mayoritario en Irán.

4.- Confucionismo. Practicado mayoritariamente en China, así como el taoísmo.

5.- Sintoísmo. Es el culto mayoritario en Japón.

6.- Cristianismo. Surgido en Oriente Próximo, solo existen grandes grupos cristianos en Filipinas -donde es también importante la presencia del islam- y Corea del Sur.

7.- Judaísmo. Originario también de Oriente Próximo, está básicamente representado en Israel.

Además de éstas, entre los pueblos asiáticos existen otras religiones y sistemas de creencias como el jainismo o el culto sikh, así como una multiplicidad de cultos locales, pertenecientes a grupos étnicos minoritarios.